La sostenibilidad empresarial busca un equilibrio entre lo económico, social y ambiental. Aunque puede resonar en nuestros oídos como algo altruista, se basa en un estilo de vida cuya meta es equilibrar la creación de riqueza con el uso de los diferentes recursos humanos, materiales, naturales y económicos.

El objetivo final de la sostenibilidad empresarial pasa por mejorar las condiciones socioeconómicas para todos, incluyendo, por supuesto, a las mismas empresas. De ahí que se puede definir una empresa como sostenible cuando tiene la capacidad de garantizar su continuidad a largo plazo, contribuyendo además al progreso de las generaciones futuras.

Dado que cada vez hay una mayor conciencia sobre los temas socio ambientales, hoy en día para que una empresa sea considerada de prestigio debe regirse por estos principios éticos. De hecho, ya los empresarios no ven como una traba la sostenibilidad sino como una oportunidad para destacar entre sus competidores. Debemos recordar que se trata de un estilo de vida corporativo que redunda en beneficios para toda la sociedad y el medio ambiente que la rodea.

Las empresas deben alinearse con la sostenibilidad, dado que no puede haber negocio fuera de estos parámetros si queremos que las generaciones venideras puedan disfrutar de la Tierra tal y como la conocemos. Los consumidores esperan que las empresas sean responsables medioambientalmente hablando y es algo que no se puede obviar. Como decíamos anteriormente, se debe ver esta nueva regla del juego como una oportunidad y no como una traba en nuestro negocio, ya que nos diferenciara de quien continúa creyendo que la Tierra y sus recursos no tienen fin.

En su afán de unirse a esta corriente green, FUNDIGEX va a intensificar su compromiso con la sostenibilidad con pequeños pero importantes pasos. Os mantendremos informados en próximos newsletters.

Noticia propuesta por FUNDIGEX – Asociación Española de Exportadores de Fundición