La economía circular pone de manifiesto que el valor de los productos, materiales y recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible y de esta forma se reduzca al mínimo la generación de residuos. La idea es implementar una nueva economía, circular y no lineal, que se fundamenta en el principio de “cerrar el ciclo de vida” de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía

Nuestra economía se ha basado en un sistema lineal (extracción, fabricación, utilización y eliminación) y se empieza a otear en el horizonte que los recursos naturales y los combustibles fósiles se van agotando. Es por ello que debemos empezar a pensar en la economía circular como nuevo modelo de sociedad que utiliza los stocks y los flujos de materiales, energía y residuos y su objetivo es la eficiencia en el uso de los recursos.

La economía circular descansa en varios principios:
• Eco-concepción: considera los impactos medioambientales a lo largo del ciclo de vida de un producto y los integra desde su concepción.
• Ecología industrial y territorial: establecimiento de un modo de organización industrial en un mismo territorio caracterizado por una gestión optimizada de los stocks y de los flujos de materiales, energía y servicios.
• Economía de la “funcionalidad”: privilegiar el uso frente a la posesión, la venta de un servicio frente a un bien.
• Segundo uso: reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no se corresponden a las necesidades iniciales de los consumidores.
• Reutilización: reutilizar ciertos residuos o ciertas partes de los mismos, que todavía pueden funcionar para la elaboración de nuevos productos.
• Reparación: encontrar una segunda vida a los productos estropeados.
• El reciclaje: aprovechar los materiales que se encuentran en los residuos.
• Valorización: aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar.

El concepto de economía circular se dirige tanto a actores públicos encargados del desarrollo sostenible y del territorio, como a las empresas que buscan resultados económicos, sociales y ambientales o a la sociedad en general.

El desarrollo de la economía circular debería ayudar a disminuir el uso de los recursos, a reducir la producción de residuos y a limitar el consumo de energía. Además, debería ayudar a la reorientación productiva de los países y perfilarse como una actividad creadora de riqueza y empleo y permitir obtener una ventaja competitiva en el contexto de la globalización.

 

Noticia propuesta por FUNDIGEX – Asociación Española de Exportadores de Fundición