Se creará un conglomerado con una facturación de 15.500 millones y 76.000 empleados.

El grupo francés de infraestructuras y transporte Alstom ha firmado un acuerdo de entendimiento con Bombardier y Caisse de dépôt et placement du Québec (CDPQ) para comprar la división de trenes de Bombardier por entre 5.800 y 6.200 millones de euros, según ha anunciado este lunes la empresa en un comunicado.

De esta forma, Alstom culmina la adquisición cuya negociación había trascendido durante las últimas semanas y que a primera hora de ayer admitió. “La adquisición de Bombardier Transportation es una oportunidad única que llega en el momento ideal para Alstom, tras haber fortalecido de forma significativa su perfil operativo y financiero en los últimos cuatro años para acelerar su hoja de ruta estratégica”, explicó la firma.

Tras la transacción, incrementará su cartera de pedidos pendientes hasta 75.000 millones de euros, con 40.000 empleados Bombardier Transport y 36.000 Alstom. El importe por el que se ha negociado la compra se pagará en efectivo y nuevas acciones de Alstom, aunque los detalles todavía no se han concretado. CDPQ ha decidido que reinvertirá en Alstom los 2.000 millones que obtenga de la operación, a los que añadirá otros 700 millones.

Esto convertirá a la entidad financiera canadiense en el mayor accionista de Alstom, con un 18% de su capital social. A cambio, el consorcio francés se ha comprometido a incrementar su presencia en la región de Québec (Canadá).

Una vez finalizada la compra, Montreal será la sede de Alstom en América, desde donde dirigirá las operaciones y la expansión en el continente. Asimismo, creará en la región un centro de excelencia para diseño e ingeniería con el objetivo de crear soluciones de movilidad sostenible.

“Esta adquisición mejorará nuestro alcance global y nuestra habilidad de responder a la cada vez mayor necesidad de movilidad sostenible. Bombardier Transportation aportará a Alstom una presencia geográfica complementaria y un huella industrial en mercados en crecimiento”, señaló el presidente y consejero delegado de Alstom, Henri Poupart-Lafarge.

La sociedad francesa vio frustrada su fusión con Siemens por la Comisión Europea (CE), al considerar que podía ser dañina para la competencia. Ahora Bruselas volverá a tener en su mano la decisión sobre la creación de un gigante con raíces europeas.

La integración de Bombardier Transportation en Alstom resultaría un conglomerado de 15.500 millones de euros en ingresos, convirtiéndose en segunda referencia mundial tras la china CRRC. Bombardier señaló que, con los ingresos de las unidades de material ferroviario y aviones comerciales, que vendió a Airbus hace unos días, se centrará en el negocio de los aviones de negocios.

El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, respaldó la operación y anunció una conversación con la vicepresidenta de la CE, Margrethe Vestager, para solicitar la luz verde a la transacción.

 

España
Las dos empresas están entre las clásicas del sector ferroviario en España, junto a Talgo, CAF, Siemens y Stadler. Alstom tiene 2.000 empleados en este país e ingresos anuales de 500 millones. La francesa opera desde su fábrica catalana de Santa Perpetua de Mogoda, cuatro centros de innovación y 17 de mantenimiento y señalización. De sus instalaciones han salido uno de cada cuatro trenes de alta velocidad que ruedan en España.

Bombardier, por su parte, fabrica sistemas de propulsión y control de tracción en su planta vizcaína de Trápaga. También cuenta con un centro de servicios y dos más de ingeniería en Madrid. En total, cerca de 800 empleados. La nueva Alstom tendrá unos 2.800 empleados en España, dos fábricas, centros de I+D y talleres propios.

 

Noticia propuesta por FUNDIGEX – Asociación Española de Exportadores de Fundición

 

Link: para acceder a la noticia pinche aquí