LA DESESCALADA FRENA LA DESTRUCCIÓN DE EMPLEO Y DEJA EL PARO EN 3,8 MILLONES DE PERSONAS, UN 28% MÁS QUE HACE UN AÑO

El impacto de la alerta sanitaria y la hibernación económica por el coronavirus se ha traducido en un aumento del 28% del paro registrado hasta junio, cuando terminó el estado de alarma. La destrucción de empleo ha llevado a una reducción de 893.360 afiliados a la Seguridad Social.

La desescalada y el fin del estado de alarma han puesto tope a la destrucción de empleo. Junio es el mes en el que el mercado laboral está lanzado a sus máximos y este año se presenta con un aumento del paro de 5.107 personas que dejan la cifra en 3.862.883, un 28% más que hace un año.

Es un retroceso que lleva el mercado laboral a cifras de desempleo de mayo de 2016. En los últimos 12 meses, el sistema ha perdido 893.360 afiliados, lo que supone un 4,57% menos. En junio del año pasado se produjo el récord histórico de afiliación a la Seguridad Social. Con 19,5 millones de trabajadores en activo, el empleo crecía a un ritmo mensual de 75.000 afiliados y más de medio millón de empleos creados en un año. El paro se reducía en 63.000 personas y se situaba a punto de caer por debajo de los tres millones de personas.

La afiliación al sistema este verano se sitúa en 18.624.337 personas, lo que representa un aumento de 68.208 cotizantes respecto a la media del pasado mes de mayo (un 0,37% más). Los sectores que más han contribuido a frenar la destrucción de empleo con la recuperación de actividades han sido la construcción, el comercio y las actividades auxiliares y administrativas. La hostelería, tradicionalmente uno de los motores de la creación de empleo en junio, creció en algo más de 20.000 afiliados. Entre los días 1 y 30 de junio, el saldo en la afiliación fue sin embargo negativo, con 99.906 afiliados menos, según datos de la Seguridad Social. Los contratos temporales en el sector servicios han sido los más afectados.

Desde el inicio de mayo,cuando los esquemas de protección de empresas y trabajadores a través de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) llegaron a incluir a 3,7 millones de trabajadores, han salido 1,56 millones de afiliados. En el último mes, 1,17 millones de trabajadores han abandonado esta situación, de los que, la gran mayoría (1,059 millones) estaban en ERTE por fuerza mayor.

El número de prestaciones reconocidas por el Ministerio de Trabajo el pasado mes de mayo supuso un gasto de 5.586 millones de euros al rozar los cinco millones(4.947.921) con un gasto medio por beneficiario de 1.129 euros. El plazo de reconocimiento de las prestaciones se ha duplicado. Por su parte, Seguridad Social tenía reconocidas 1,47 millones de prestaciones a trabajadores autónomos el pasado mes de junio.

La valoración del Gobierno respecto a la evolución del mercado laboral es positiva. La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha defendido que los datos de paro de junio ponen de manifiesto que España va «en la dirección adecuada» y que las medidas adoptadas por el Ejecutivo «han sido útiles».

La ministra ha destacado la capacidad de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor para frenar la destrucción de empleo, de manera que los trabajadores afectados «de forma progresiva están saliendo» de esta situación y volviendo a la actividad. Montero ha confiado en que «las noticias para los próximos trimestres serán positivas».

La lectura es mucho menos optimista fuera del Gobierno. Pablo Casado, líder del PP, quien «no entiende el triunfalismo del Gobierno» que dirige Pedro Sánchez con estos «pésimos» datos. Ha subrayado que el paro sube en junio por primera vez desde 2008, un 28% más que hace un año. «La Seguridad Social pierde en un año 893.360 afiliados. Hay 24.240 mujeres más en paro y los contratos indefinidos son solo el 9,9%»..

UGT, que analiza la recuperación basándose en los tipos de contratos con los que se recupera el empleo y subraya que se basa en un 90% de trabajos temporales y precarios, según Mari Carmen Barrera, secretaria de políticas sociales de la organización. El sindicato ha llamado la atención sobre el hecho de que muchos trabajadores del sector sanitario que han sido claves a la hora de luchar contra la pandemia vuelven al paro tras concluir la alerta sanitaria.

Por su parte, la patronal de las empresas de trabajo temporal, Asempleo, aseguró hoy que los datos de paro de junio se han comportado «peor de lo previsto» y «se pone de manifiesto que la recuperación en términos de empleo va a ser más lenta de lo esperado, lo que repercutirá a su vez en el devenir de las personas afectadas por un Expediente de Regulación Temporal de Emploe (ERTE)».

La buena tendencia en la creación de empleo iniciada en mayo y prolongada durante la primera quincena de junio se ha visto detenida con fuerza durante la segunda mitad de junio, que registra una brusca contracción de la afiliación, llevando al empleo de vuelta a sus niveles de principios de mayo. «Estos datos hacen presagiar una recuperación del empleo, y por ende de la actividad económica en general, más lenta de lo inicialmente esperada», concluye.

 

Noticia propuesta por FUNDIGEX – Asociación Española de Exportadores de Fundición

 

Link: para acceder a la noticia pinche aquí