GHI SE ADENTRA EN EL ÁREA DE LA SERVITIZACIÓN QUE “NOS VA A DAR MUCHAS ALEGRÍAS”

Celebra su 80 aniversario en el Euskalduna apostando por mantener “el adn de pioneros”

La conmemoración del 80 aniversario de GHI sirvió para marcar el camino a un nuevo ciclo empresarial orientado a los hornos inteligentes. Las intervenciones en el Palacio Euskalduna de José Berasategui e Iñigo Guinea, director general y consejero, respectivamente, del fabricante de hornos despejaron todas las dudas sobre los planes de futuro y su objetivo de convertirse en empresa centenaria.

En este desafío destacaron la apuesta por la Industria 4.0, que este mismo año han impulsado con la creación del servicio SAT 4.0. En palabras de Berasategui, han configurado unas soluciones, en alianza con IK4 y Tecnalia, que les permiten “analizar los datos de los equipos, detectar anomalías y ofrecer servicios en mejora de equipos y evitar paradas, con la consiguiente mejora de la productividad y eficiencia”. Iñigo Guinea, por su parte, aseguró que “la servitización nos va a dar muchas alegrías” igual que la colaboración con los clientes. Así, destacó los trabajos realizados con Gestamp, Befesa o Mapsa; y pidió a los asistentes al evento que “nos presenten retos”, al considerar que esto es clave para mantener “el adn pionero de la compañía”. También recordó que “no somos los más baratos pero sí los que hacemos ganar más dinero a nuestros clientes”.

Como fruto de la cercanía con los clientes, Iñigo Guinea se mostró “orgulloso de la tasa de repetición” que tienen. Como ejemplo, anunció la firma con Befesa Aluminio, para su filial vizcaína, del contrato de suministro del mayor horno rotativo basculante del mundo para fundición de aluminio. El fusor tendrá capacidad de 65 toneladas, por lo que será un 35 por ciento mayor que la anterior marca lograda con la mexicana Fracsa Alloys.

TRACTOR DE LA INDUSTRIA LOCAL
La dirección de GHI, así mismo, subrayó la importancia que tiene la industria local que asume la fabricación de gran parte de los sistemas que integran sus soluciones llave en mano. En este sentido, cifraron en “más de 15 millones de euros/año la compra de bienes y servicios, el 75 por ciento de los cuales se adquieren a proveedores del País Vasco”. Las ventas anuales de la empresa se sitúan en los 21 millones de euros, de los que el 75 por ciento proceden de ventas exteriores.

Las políticas de cambio introducidas en la presente década, por último, se han reflejado en un incremento y rejuvenecimiento de la plantilla. Los 130 trabajadores que integran su nómina han supuesto un incremento del 30 por ciento desde 2012, proceso con el que han logrado reducir la edad media de 50 a 41 años. Como refrendó Iñigo Guinea, “somos una empresa fuerte y dura” que ahora se “va a enfrentar a la disrupción digital”.

 

Noticia propuesta por FUNDIGEX – Asociación Española de Exportadores de Fundición

 

Fuente: EMPRESA XXI