EL DESARROLLO DE CHINA ENTRA EN UNA NUEVA ERA

La comunidad Internacional presta mucha atención al informe presentado por Xi Jinping, Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) en su XIX Congreso, que se clausuró el 24 de octubre en Pekín. Creo que los aspectos claves del informe y la repercusión que tiene para China y el mundo son temas en los que el público español puede estar muy interesado.

Un partido político gobernante debe basar su línea, directrices, políticas y estrategias en el conocimiento profundo de la situación general del país, así como en el análisis y el entendimiento de las necesidades del pueblo.

A partir de 1981, el PCCh viene considerando que la principal contradicción de China es la existente entre la creciente demanda material y cultural del pueblo y la atrasada producción social. Esta idea ha servido como punto de partida para las medidas de las reformas que se han ido aplicando en el desarrollo económico y social de China.

Tras 36 años de rápido desarrollo, China ya es la segunda mayor economía del mundo y se sitúa las primeras filas del mundo en numerosas áreas de producción social a nivel mundial. Sin embargo, el desequilibrio y la descoordinación en su desarrollo siguen siendo destacados. Teniendo en cuenta todo ello Xi indica en el informe de este Congreso Nacional: “La contradicción principal de la sociedad de nuestro país ha pasado a ser la que existe entre la creciente demanda del pueblo de una vida mejor y un desarrollo desequilibrado e insuficiente.” El socialismo con peculiaridades chinas ha entrado en una nueva era.

En esta nueva era, China debe esforzarse por mejorar enérgicamente la calidad y el rendimiento del desarrollo sobre la base de seguir impulsándolo, a fin de poder satisfacer aún mejor las crecientes necesidades del pueblo respecto a la economía, la política, la cultura, la sociedad, la ecología y otros ámbitos, así como de impulsar todavía mejor el desarrollo integral de las personas y el progreso de la sociedad en su conjunto.

Esta nueva era será un nuevo punto de partida del nuevo plan de acción de desarrollo en China. En este Congreso Nacional, Xi ha formulado: “desde 2020 hasta 2035, el PCCh, el Gobierno y el pueblo chinos materializaremos fundamentalmente la modernización socialista mediante una lucha de 15 años y sobre la base de la culminación de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada; desde el año 2035 hasta mediados de siglo, dedicaremos 15 años más de lucha a transformar nuestro país, sobre la base de la materialización fundamental de su modernización, en un poderoso país socialista moderno, próspero, democrático, civilizado, armonioso y hermoso.” Tengo plena confianza en el cumplimiento de estos objetivos ambiciosos.

Esta nueva era será una época en la que nuestro país se acercará cada día más al centro del escenario mundial y no cesará de hacer mayores contribuciones a la humanidad. A lo largo de esta nueva era, la diplomacia de gran país con peculiaridades chinas quiere conseguir, entre otros objetivos generales, el repudio de la tradición de aplicar la ley del más fuerte o el juego de suma cero, la promoción de un nuevo tipo de relaciones internacionales basadas en el respeto mutuo, la equidad y la justicia, la cooperación y el ganar-ganar, el enfrentamiento directo a todos los desafíos globales, así como la construcción de una comunidad de destino de la humanidad caracterizada por la paz duradera, la seguridad universal, la prosperidad conjunta, la apertura y la inclusión, y la limpieza y la hermosura.

Esta nueva era también será una de mayor desarrollo de las relaciones entre China y España y entre China y Europa. En este Congreso Nacional, Xi ha anunciado claramente : “Concentrándonos en la construcción del proyecto La Franja y La Ruta, persistiremos en atribuir la misma importancia a la introducción en el interior y a la salida al exterior, pondremos en práctica políticas encaminadas a alcanzar un alto grado de liberalización y facilitación del comercio y la inversión, flexibilizaremos en gran medida las restricciones de acceso al mercado, ampliaremos la apertura al exterior del sector servicios y protegeremos los derechos e intereses legales de los inversores extranjeros, tratando de forma igualitaria a todas las empresas registradas en nuestro país.” “China quiere trabajar conjuntamente con todos los países del mundo a fin de impulsar la globalización económica hacia un desarrollo en el que la apertura, la inclusión, los beneficios de alcance general, el equilibrio y el ganar-ganar tengan un nivel más alto.”

Creo con firmeza que el próximo año, en el que se cumplirá el 45º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y España, conllevará oportunidades históricas para la actualización y la aceleración del desarrollo de la Asociación Estratégica Integral entre ambos países.

 

Noticia propuesta por FUNDIGEX – Asociación Española de Exportadores de Fundición

 

Link: para acceder a la noticia pulse aquí