CRECEN LAS VENTAS DE AUTOMÓVILES IMPORTADOS EN COREA DEL SUR

La demanda de vehículos alemanes de gama media y alta empuja las importaciones, pese a la caída de las ventas japonesas.

Las ventas de vehículos importados en Corea del Sur aumentaron un 20,8% durante el pasado mes de agosto en comparación con el mismo período del año pasado, hasta alcanzar las 21.894 unidades, debido a la fuerte demanda de automóviles alemanes, según los últimos datos facilitados por la Asociación de Importadores y Distribuidores de Automóviles de Corea (KAIDA).

De hecho, las marcas germanas sostuvieron el crecimiento de las ventas de los coches europeos en este mercado. Así, Audi-Volkswagen, BMW Group y Mercedes-Benz consiguieron vender durante el mes pasado 16.739 vehículos, lo que supuso un 38% más que en agosto de 2019 y cerca del 88% de las ventas procedentes de nuestro continente. Los tres modelos alemanes más demandados fueron el sedán de gasolina 520 de BMW, el A220 de Mercedes-Benz y el 520d de BMW.

A gran distancia se ubicaron los vehículos de marcas estadounidenses. Estos se hicieron con una participación en el mercado importador del 7,1%, mientras que los modelos japoneses, con un 6,4%, siguieron perdiendo peso.

Los fabricantes de automóviles extranjeros vendieron un 16% más en Corea del Sur durante los ocho primeros meses del año en curso frente al mismo período de 2019, hasta llegar a las 169.908 unidades, gracias a la notable expansión de las adquisiciones de vehículos alemanes, que crecieron un 39% y sumaron 113.799 unidades.

Por el contrario, el incremento de las tensiones comerciales entre Japón y Corea del Sur puede explicar en parte la fuerte caída del 53% experimentada en las ventas de automóviles nipones en el mercado coreano.

Las cinco marcas japonesas con presencia comercial allí (Toyota y su marca de lujo Lexus, Honda, Nissan y su marca premium Infiniti) vendieron en total 13.070 unidades y Nissan ya ha indicado que se retirará de Corea del Sur en diciembre debido al empeoramiento del entorno empresarial por la pandemia del coronavirus.

The Korea Bizwire, señala que el Gobierno japonés endureció en julio pasado las regulaciones sobre las exportaciones a Corea del Sur de tres materiales de alta tecnología considerados como críticos para el mantenimiento de la producción de semiconductores y pantallas y las autoridades coreanas respondieron al mes siguiente “eliminando” a Japón de la lista de países que reciben un trato preferencial en los procedimientos comerciales.

La crisis actual entre ambos países tiene uno de sus orígenes en el fallo de la Corte Suprema de Corea del Sur de 2018, que ordenó a varias firmas japonesas que compensaran a las víctimas locales por el trabajo forzoso al que se vieron sometidos durante el Gobierno colonial japonés en la península coreana (1910-1945).

 

Noticia propuesta por FUNDIGEX – Asociación Española de Exportadores de Fundición

 

Link: para acceder a la noticia pinche aquí