Bruselas insta a mantener el pacto nuclear porque Irán “está cumpliendo”

Desde la llegada al poder de Donald Trump, buena parte de la política exterior europea consiste en sortear los palos de ciego que da la Administración estadounidense. Tras el revés que supuso la retirada del acuerdo del clima, el cambio de rumbo de Estados Unidos respecto a Irán asesta un nuevo golpe al eje Bruselas-Washington. “El acuerdo nuclear no está en manos de Estados Unidos”, ha apostillado la alta representante para la Política Exterior europea, Federica Mogherini, poco después el anuncio estadounidense. El servicio diplomático europeo argumenta que Teherán “lo está cumpliendo al 100%” y avisa de que renegociarlo resulta imposible.

Europa queda como única potencia occidental que defiende los pactos multilaterales. Y eso obliga a sus líderes a ejercer una asertividad de la que nunca han andado sobrados. Mogherini se ha resistido a dar por muerto el pacto y ha recordado que ahora le corresponde al Congreso estadounidense pronunciarse. Los europeos intentarán convencer a esta cámara de que no apruebe sanciones como consecuencia del giro de Trump. Hay 60 días de margen para intentarlo, aunque los contactos para trasladar esa presión ya han comenzado, según relatan fuentes francesas. Los tres firmantes europeos del pacto (Alemania, Francia y Reino Unido) han apelado directamente al Gobierno y al Congreso de EE UU para que “consideren las implicaciones para su seguridad y la de sus aliados antes de dar ningún paso, como reimponer sanciones”, según un comunicado conjunto.

La paz nuclear con Irán garantiza desde 2015 que ese país no da pasos para desarrollar la bomba atómica. A cambio, la comunidad internacional ha levantado las sanciones que castigaban la proliferación nuclear.

El paso atrás respecto a un acuerdo juzgado como el gran logro internacional de Barack Obama —con el respaldo de la UE— coloca a Bruselas en una situación paradójica. Las cinco potencias que junto con Estados Unidos garantizan el pacto nuclear (Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia y China) arropan a Irán para preservar ese histórico entendimiento. Mientras, Estados Unidos, aliado tradicional de Europa, queda en solitario al otro lado de la mesa. “Trabajaremos aún más duro con otros socios para mantener esta cohesión”, ha avanzado el portavoz del Gobierno alemán. También Moscú y Pekín han declarado su voluntad de cerrar filas con este pacto, que puso fin a casi 40 años de aislamiento iraní.

Un alto cargo del servicio diplomático europeo recuerda que Washington ha certificado todas y cada una de las evaluaciones trimestrales del programa nuclear, la última el pasado mes de julio. Las objeciones, por tanto, no están en las condiciones de este marco, centrado exclusivamente en las armas nucleares, sino en otros elementos, como la proliferación de misiles balísticos en el país. Bruselas alerta contra la tentación de mezclar ambos dosieres y razona que, en cualquier caso, dar la espalda a Irán solo agravará la actividad nuclear en el mundo. “Si trasladas la señal de que los acuerdos no se mantienen, estás diciendo que no merece la pena negociar, sino actuar”, subraya este responsable, en referencia a los efectos que este movimiento pudiera tener en la actitud de Corea del Norte.

 

Perjuicio a las empresas europeas

La UE concede que Irán está aumentando sus ensayos de misiles balísticos, en un claro desafío a Washington. Pero no cree que la solución consista en quebrar el marco multilateral. Si Washington se limita a castigar a Irán por ese programa balístico, el pacto nuclear quedará, en principio, intacto. Pero si la penalización se basa en el supuesto incumplimiento del acuerdo de 2015, Europa tendrá un problema. Más aún si esas sanciones se dirigieran a cualquier empresa que haga negocios con Irán, una labor en la que las compañías europeas se han empleado a fondo desde la firma de la paz nuclear.

Más allá de la reacción inmediata de la alta representante, los ministros de Exteriores de la UE discutirán el próximo lunes sobre las consecuencias de la decisión de Trump. Federica Mogherini se expresará este viernes como coordinadora del grupo de las seis potencias firmantes del pacto con Irán, mientras los ministros perfilarán la postura de los 28 Estados comunitarios.

 

Noticia propuesta por FUNDIGEX – Asociación Española de Exportadores de Fundición

 

Para acceder a la noticia pulse aquí