BBVA PREVÉ QUE LOS SALARIOS CREZCAN UN 1,6% ESTE AÑO, AL MISMO NIVEL QUE LOS PRECIOS

La economía española se ha acostumbrado a la parálisis política, con la falta de Presupuestos y las incógnitas sobre Cataluña al frente de la ecuación. En este escenario, BBVA Research cree que el PIB creció un 3,1% en 2017 (lo previsto por el Gobierno) pero que este año bajará su repunte al 2,5% que será del 2,3% en 2019. Está perdida de velocidad en un momento de parón político se traducirá en que en el primer trimestre se crezca entre un 0,6 y un 0,7%, una décima menos que entre octubre y diciembre. Las exportaciones de bienes, que aumentaron un 1,5% en el cuarto trimestre, y la inversión empresarial y residencial, con un 1,4% de alza, explican el vigor de la economía pese a los vaivenes de la política.

Curiosamente, en medio de este horizonte llegará cierta recuperación salarial a ojos de BBVA. La remuneración por asalariado se congeló en 2017 con un crecimiento nulo del 0%, pero según sus pronósticos crecerá un 1,6% en 2018 (mismo nivel de inflación media que pronostican) y un 2,4% en 2019 (por encima del 1,7% de IPC que calculan).

Una noticia favorable es que este aumento de sueldos está respaldado por un componente estructural, es decir, la tasa de paro potencial esta comenzando a ser la real. Ello se debe a que la economía ya casi ha cerrado su ciclo de crisis en el PIB y el empleo, al menos cuantitativamente, de forma que el desempleo reduce su presión a la baja en cuanto a sueldos. El paro bajará así del 14% en 2019 y al 15,3% este año según la entidad. Pese a ello, la entidad alerta de que en los próximos dos años se crearán 860.000 nuevos empleos –120.000 menos que en el bienio precedente–, con una productividad menor por la calidad de los trabajos.

Este aumento de los salarios podría tener otros efectos inesperados, como aumentar la inequidad entre los que tienen empleo y los desempleados. «Es posible que se observe una ralentización de la recuperación de la ocupación parcialmente compensada por un aumento de los salarios. Lo anterior podría aumentar la desigualdad entre aquellos que tienen un puesto de trabajo y los que no», subraya la entidad.

En este sentido, el incremento del salario mínimo un 4% en 2018 «apenas condiciona las perspectivas del mercado laboral», por su impacto acotado. Mujeres, jóvenes extranjeros, temporales, trabajadores a tiempo parcial y empleados poco cualificados son los principales beneficiados de la subida, según BBVA Research. Estos trabajadores normalmente no están cubiertos por ningún convenio de negociación colectiva, trabajan en empresas pequeñas del sector servicios.

 

Impacto de la crisis catalana

La incertidumbre de Cataluña finalmente ha tenido un efecto “limitado en el corto plazo pero algo mas elevado” en la comunidad autónoma en palabras de Rafael Doménech responsable de Análisis Macroeconómico del servicio de estudios de la entidad. Tanto el gasto en establecimientos como las expectativas se hundieron en octubre pero se recuperaron en noviembre y diciembre, arrojando un comportamiento mejor de lo esperado.

Pese a ello, asevera que la incertidumbre puede restar entre una y tres décimas al crecimiento entre 2018 y 2019, que en el caso de Cataluña se dispara a entre 0,3 y 1 punto. Para 2017 creen que la región ha crecido un 3% y a 2018 estiman un 2,1%. Por tanto, será este año cuando pueda entrar con mayor fuerza el efecto negativo sobre la actividad del “procés” ya que en 2017 la comunidad creció a un ritmo similar al del resto de España.

La falta de Presupuestos y de reformas impiden también un mayor crecimiento. “Puede tener costes en la actividad económica si supone el retraso en la implementación de proyectos de inversión, expansión de plantilla o gasto en consumo de las administraciones publicas”, advierte BBVA Research. Además, la entidad cree que ante el tirón del crecimiento mundial y de la Eurozona, para la que revisan al alza la previsión de crecimiento por encima del 2% en 2017 y 2018, España tiene una oportunidad de aprobar reformas que no está aprovechando.

La falta de cuentas puede contener el gasto, eso sí. El déficit bajará al 3,1% en 2017 y al 2,3% en 2018, si bien la entidad alerta de que, con las elecciones autonómicas y municipales de 2019, España vuelve a correr el riesgo de desbocar su déficit ante el incumplimiento de la regla de gasto que se produjo en 2015 por regiones y consistorios.

 

Noticia propuesta por FUNDIGEX – Asociación Española de Exportadores de Fundición

 

Link: para acceder a la noticia pulse aquí