BAMM SE CONVIERTE EN UNO DE LOS PIONEROS EUROPEOS EN LA FABRICACIÓN DE MOLDES PARA FUNDICIÓN CON TECNOLOGÍA DE IMPRESIÓN 3D

La compañía de base tecnológica empieza las pruebas de su línea de fabricación, que será plenamente operativa en octubre.

La compañía Bilbao Additive Mold Manufacturing (BAMM) impulsada por Guivisa, se ha situado entre las tres primeras de Europa con dominio de la tecnología de fabricación de moldes por impresión 3D para fundición. La puesta en marcha de la línea ha comenzado con la meta de estar plenamente operativa en octubre.

El proyecto empresarial de BAMM ha recibido su bautizo de fuego con la impresión 3D de los primeros moldes para fundición en sus nuevas instalaciones de Basauri. La compañía, de esta forma, se ha convertido en la primera referencia en el mercado nacional con dominio de esta tecnología y una de las tres primeras en Europa. Como destaca el director de BAMM, Ignacio de la Peña, el proyecto se retrasó unos meses como consecuencia de la pandemia, pero «ya hemos recuperado parte del tiempo perdido y la línea será plenamente operativa a partir del próximo mes de octubre».

La acción comercial de BAMM se dirige a las empresas de fundición de todo tipo de metales en el mercado interior y en el sur de Francia. La oferta se centrará en dar una respuesta a las necesidades de prototipado rápido de moldes de alta complejidad geométrica, tanto para series unitarias y cortas nuevas como para repuestos. Ignacio de la Peña también indica que ya han mantenido contactos con grupos interesados en establecer relaciones comerciales e industriales, como centros tecnológicos, fundiciones y empresas relacionadas con el ferrocarril y las energías renovables.

La puesta en marcha de BAMM ha exigido una inversión superior a 1,5 millones de euros, para la que han contado con el impulso accionarial de Guivisa, el respaldo de Beaz y el 2i de la Diputación Vizcaína y un crédito Luzaro de Kutxabank. La línea de impresión de moldes de la alemana ExOne ofrece la posibilidad de trabajar 24 horas al día en continuo y desatendida, gracias a la automatización y digitalización de todo el proceso y a la disponibilidad de dos cajas. De esta forma, los diseños generados por el departamento de ingeniería se canalizan a la línea, que ejecuta la impresión 3D de moldes unitarios de hasta 1800x1500x1000, o bien de varios moldes simultáneamente por caja. El ciclo de impresión en cada caja es de 10 horas, lo que facilita la ejecución del resto de labores auxiliares sin necesidad de interrumpir el proceso de adición de los moldes de arena.

El director de BAMM resalta, como principales características de esta tecnología, el que propicia el diseño de moldes más avanzados, el acortamiento de plazos en el desarrollo de los moldes y, además, que acerca las tolerancias de la pieza fundida a los requerimientos finales fijados por el cliente, todo ello con una notable mejora de la eficiencia. Las próximas acciones inversoras se dirigirán a la introducción de sistemas para mover cargas y, una vez se alcance la velocidad de crucero, la robotización de los trabajos de entrada y salida de los moldes.

Fuente: Empresa XXI

Noticia propuesta por FUNDIGEX – Asociación Española de Exportadores de Fundición